.:Una fábula cada día:.

El Gato Tramposo

en 9 noviembre, 2008
     El dueño de la granja estaba desesperado, ¡y con razón! Docenas de ratones campaban a sus anchas por allí y saqueaban la despensa siempre que se les antojaba. Raro era el día que los alimentos amanecían intactos y sin corromper.
     El buen hombre probó todos los métodos en vigor contra los ratones, pero ninguno de ellos dio resultado. Por fin, dispuesto ya a vender la granja, recurrió a contratar a Don Gato.
     – A cambio de exterminar a los ratones, te daré de comer de vez en cuando – le prometió el dueño.
     Ésto no satisfació gran cosa a Don Gato, quien, ambicioso como el que más, aspiraba a lo mejor. Por ello, prefirió hacer un pacto con los ratones. Éstos podrían seguir dándose la gran vida, a condición de que le trajesen la mitad de su botín.
     – Naturalmente, deseo comer alimentos de primerísima calidad – les dijo.
     Los ratones accedieron, encantados, y también Don Gato empezó a darse la gran vida a costa del dueño de la granja.
     Don Gato se confió demasiado, pues el defraudado amo echó mano de un enorme perrazo, quien dio buena cuenta de los ratones y de él mismo en un abrir y cerrar de ojos.
     ¡Ah, si Don Gato se hubiese contentado con lo que le ofrecía el dueño de la granja!
About these ads

¿Qué te ha parecido lo que has leído? ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: